Fisiología del ejercicio

INTEGRANTES

Anderson Ferney Cadena Sánchez Michael Alexis Palomino Contreras Cristian Jesús Carreño Ariza

DIFERENCIAS FISIOLÓGICAS ENTRE UN HOMBRE Y UNA MUJER

Escrito por FisioFIT 22-05-2018 en CUADROCOMPARATIVO. Comentarios (0)


EL ENTRENAMIENTO DEPORTIVO EN EL CICLO MENSTRUAL Y EFECTOS DEL EJERCICIO

Escrito por FisioFIT 22-05-2018 en EFECTOSDELEJERCICIO. Comentarios (0)

CLICK AQUÍ!! MAS INFORMACIÓN 

EL CICLO MENSTRUAL Y EL ENTRENAMIENTO DEPORTIVO: UNA MIRADA AL PROBLEMA

El ciclo menstrual ha sido siempre un tema importante ya que liga a la mujer en su vida cotidiana. Aunque el periodo de una mujer deportista no varía notablemente conforme a una no deportista, si demuestran cambios en su aparato reproductor puesto que se generan afecciones debido a la actividad física.

La intensidad del deporte afecta el organismo de una deportista, como características del ciclo menstrual en las deportistas se difirió lo siguiente:

·  La duración del ciclo menstrual (CM) al parecer no se ve afectada en comparación con las jóvenes y mujeres que no practican deporte. La duración más común del CM en la población en general es de 28 días, con desviaciones hasta siete días (Saldarriaga & Artuz, 2010). En las deportistas, los ciclos con 28 días se observan en un 60% de los casos, los ciclos de 21 días, en 28% y los de 30-35 días, en apenas 10- 12% (Volkov, 2002)

·  En la investigación de Kraus (1993), con 46 deportistas de 16 a 22 años de edad, se observa que la duración del ciclo menstrual oscila mayoritariamente entre los 24 y 30 días, donde varía de acuerdo al “nivel de feminidad”, distribuyéndose de la siguiente manera: en el grupo A, con “alto nivel de feminidad”, el ciclo de 24 días, se presenta en 28,6% de deportistas y el de 28 días, en 21,4%, los ciclos inestables, se presentan en 35,7%; en el grupo B, con el “nivel medio de feminidad”, el ciclo de 28 días, se encuentra en 30% de las deportistas y el de 30 días, en otro 30%, el ciclo irregular, se presenta en 16,7% y, en el grupo C, con un “bajo nivel de feminidad”, el ciclo de 28 días, se encuentra en 30% y el de 30 días, en 45% de las deportistas, donde los ciclos irregulares, se observan en apenas 15%.

·  Estos datos del último grupo difieren de los resultados de otros trabajos, donde se ha encontrado que, precisamente, en los grupos de mujeres con el “bajo nivel de feminidad”, se observa el mayor porcentaje de inestabilidad del ciclo, en comparación con las demás (Soboleva, 2001; Vrubliovskiy, 2005)


EFECTOS DEL EJERCICIO EN EL CICLO MENSTRUAL

El ciclo menstrual de una deportista es diferente a la de una chica que no practica deporte, muchas atletas no tienen problema en su ciclo pero en algunas si se presentan retrasos. Es recomendable que el entrenamiento de una mujer sea diferente al de un hombre debido a su ciclo menstrual.

El ejercicio físico produce cambios importantes en la naturaleza pulsátil tras el ejercicio de las hormonas LH, FSH y estradiol. (Keizer, 1973). Las mujeres no deportistas tienen casi dos veces mayor riesgo de cáncer de mama y dos veces y medio mayor riesgo de cáncer del sistema reproductor, por ejemplo en útero, ovarios, vagina, del riesgo que tienen las deportistas de competición. Las mujeres deportistas tienen menos riesgo de sufrir alguna de estas enfermedades.

Cuanto más bajo sea el entorno socioeconómico, más amplia la familia, y peor el estado nutricional, tanto más se puede demorar la menarquia. Las mujeres deportistas y bailarinas se tardean más en la menarquía. La amenorrea es más probable en una mujer deportista que la dismenorrea.

Los factores que predisponen a irregularidades menstruales son:

·  Menarquia tardía, entrenamiento intenso antes de la menarquia.

·  Irregularidades menstruales antes de la participación deportiva, stress psicológico por el entrenamiento o la competición.

·  Bajo peso o pérdida de peso, baja cantidad de grasa corporal o pérdida de grasa y estado nutricional.

La progresión de los cambios con el aumento del ejercicio en el periodo menstrual es:

·  Fases normales tanto foliculares como luteínicas.

·  Prolongación de la fase folicular y acortamiento de la luteínica.

·  Oligomenorrea normoestrogénica anovulatoria.

·  Amenorrea hipoestrogénica (Shangold, 1984)

Los posibles problemas asociados desde el punto de vista clínico son:

·  Alteraciones en la fase luteínica, por ejemplo una fase luteínica que dure menos de 10 días y con niveles bajos de progesterona, se asocia a infertilidad y tensión premenstrual o aborto habitual.

·  Oligomenorrea normoestrogénica anovulatoria. Es decir, intervalos mayores de 36 días.

·  Amenorrea hipoestrogénica. Está asociada con osteoporosis y atrofia genital.

EL CICLO MENSTRUAL Y LA MUJER GESTANTE EN EL EJERCICIO FÍSICO

Escrito por FisioFIT 22-05-2018 en CICLOMENSTRUAL. Comentarios (0)

EL CICLO MENSTRUAL Y EL ENTRENAMIENTO DEPORTIVO

El estudio de la relación entre el ciclo menstrual y el rendimiento deportivo está presente entre las últimas publicaciones sobre el deporte femenino, tratando de contribuir a un mejor proceso de preparación de las mujeres en las distintas modalidades deportivas y prevenir las posibles afecciones de la función menstrual. Las características del ciclo menstrual de las deportistas de alto nivel no poseen diferencias sustanciales con respecto a la función menstrual de las mujeres no deportistas; sin embargo, se presentan estadísticas de un mayor porcentaje de afecciones del aparato reproductor femenino en comparación con la población en general. Existen variaciones considerables de las características del ciclo al interior de los grupos estudiados, las cuales, se asocian por los autores con la ubicación en la “escala de feminidad”. Las fases premenstrual y menstrual, junto con la ovulatoria, son las que más dificultad reflejan para las deportistas a la hora de enfrentar las cargas de entrenamiento y de competencia. En lo referente a la menarquía, la maduración tardía es propia de las modalidades de iniciación temprana y donde se requiere mantener el bajo peso corporal. Se muestran las últimas tendencias y resultados de las investigaciones, en el campo del entrenamiento femenino.

MUJER GESTANTE Y EJERCICIO FÍSICO

Las mujeres embarazadas sufren modificaciones morfofuncionales importantes. En muchas ocasiones, estas alteraciones pueden generar un incremento del riesgo de padecer algunas enfermedades como la preeclampsia y la diabetes gestacional entre otros.

La información disponible actual permite aseverar la existencia de la reducción del riesgo de padecer complicaciones asociadas al embarazo gracias a la práctica sistemática de actividad física.

Concretamente ha sido demostrado el papel que desempeña la realización de ejercicio físico en la prevención de la preeclampsia, la diabetes gestacional, la ganancia excesiva de peso materno, la mejora en el rendimiento del embarazo, la estabilización del humor de la madre, el menor riesgo de padecer venas varicosas, el menor riesgo de trombosis venosas, la reducción de los niveles de disnea y la menor aparición de episodios de lumbalgia.

MAS INFORMACIÓN AQUI!!!

INFOGRAFIAS (PARTE 1)

Escrito por FisioFIT 22-05-2018 en INFOGRAFIA. Comentarios (0)


INFOGRAFIAS ( PARTE 2)

Escrito por FisioFIT 22-05-2018 en INFOGRAFIA. Comentarios (0)